Trucos para secar bien la ropa en la secadora

Sabemos que en invierno es muy difícil que la ropa se seque. Sobre todo si vives en una zona en la que llueve y hay niebla la mayor parte de los días. En este caso, seguro que tienes en casa una secadora que te ayuda con la ropa. En Bosch tenemos la secadora más eficiente del mercado con la que puedes ahorrar más de 1.000 dólares anuales. El uso que les des también es importante y en Bosch queremos que saques el máximo partido a tu secadora siguiendo estos consejos y puedas secar bien la ropa en la secadora.

◦ Mezcla ropa grande con ropa pequeña, así conseguirás una buena distribución de la colada durante el proceso de secado. Por ejemplo, te recomendamos secar los calcetines de bebé con toallas.

◦ Para un secado uniforme, clasifica la ropa según el tipo de tejido y el programa de secado.

◦ Cierra las cremalleras, abrocha los botones y abotona las fundas. No te olvides de anudar los cinturones de tela, las cintas de los delantales. Usa una bolsa de lavado si es necesario. No tienes por qué comprar una, la puedes hacer tu mismo.

◦ No seques en exceso las prendas sintéticas. Hay riesgo de que aparezcan demasiadas arrugas.

◦ No planches las prendas inmediatamente después del secado. Es mejor doblarla durante unas horas porque así la humedad se reparte de manera uniforme.

◦ Ten en cuenta que las prendas de punto pueden encoger con el primer secado. No utilices el programa “Extra seco” de tu secadora.

◦ Selecciona el temporizador para prendas de varias capas como las chaquetas reversibles o las chaquetas con capucha que ya se hayan secado previamente, así como para prendas pequeñas sueltas.

¿Tienes algún otro truco? Si tienes dudas y no sabes qué ropa puedes poner en la secadora, y cuál no, descúbrelo aquí.


Cómo interpretar las etiquetas de la ropa

Ese jersey tan suave, el vestido de seda que tanto te gusta, la camiseta que compraste en un viaje inolvidable… Todos tenemos una prenda sin la que no podríamos vivir y que guardamos en un lugar especial dentro de nuestro armario.
¿Qué pasaría si después de lavarla la encontrásemos desteñida o tres tallas más pequeña? ¡Que no cunda el pánico! Podemos impedirlo si leemos las etiquetas de las prendas. Nos facilitan toda la información sobre los cuidados y programas específicos de lavado, secado y planchado que necesitan.
etiquetascomo-leer2
Para conocer mejor las etiquetas de la ropa y evitar sorpresas desagradables, lee atentamente la siguiente clasificación de indicaciones que hemos preparado. También la puedes descargar y guardarla cerca de la lavadora, o en la heladera para consultar la tabla siempre que lo necesites.

 

 


Cómo cuidar tus prendas de punto

Durante el invierno querés usar tus prendas favoritas de punto, cómodas, suaves y perfectas para abrigarte. ¿La clave? Requieren unos cuidados especiales y no puedes limitarte a meterlas deprisa y corriendo en la lavadora. Por eso queremos darte algunos consejos para que se mantengan siempre como nuevos y te acompañen durante muchos inviernos.

Cómo lavarlas

En primer lugar, lee la etiqueta de la prenda. Esto te permitirá saber el tejido del que está compuesta, que puede ser fibras naturales como la lana o de un tejido sintético. En función de esto, tendrás que dar a la prenda distintos cuidados. Además, ten en cuenta que las fibras naturales suelen ser todavía más delicadas. En cualquier caso, en la propia etiqueta de la prenda encontrarás indicaciones sobre cómo lavarla, secarla y plancharla. Si es apta para lavadora, lo ideal es que selecciones el programa Lana o Delicado, en función de la composición del tejido. Estos programas tratan las prendas con más suavidad, utilizando un centrifugado más corto y, en el caso de la lana, ahuecándola para que no quede tan apelmazada. Si compruebas que la prenda no es apta para lavadora no tendrás más remedio que lavarla a mano. Sigue estos consejos para que quede como nueva:

1. Llena un balde con agua tibia, ni fría ni caliente, y no dejes correr el agua de la canilla sobre el tejido porque perderá el brillo.

2. Utiliza poca cantidad de detergente, y cuando decimos poco, es poco. Tu ropa no quedará más limpia aunque eches más, al contrario, es posible que queden marcas y el tacto no sea tan suave como te gustaría. Además, no olvides usar un detergente específico para prendas delicadas. Estos además suelen hacer mucha espuma, por lo que tienes que echar la cantidad justa que se indique en el envase.

3. No frotes ni retuerzas la prenda, basta con que remuevas el agua y la dejes en remojo unos 30 minutos. 4. Enjuágala con cuidado y, para escurrirla, apriétala contra el fondo del balde, pero no la retuerzas. Cómo secarlas Una vez más, tendrás que leer la etiqueta para averiguar si la prenda es apta para secadora. En caso afirmativo, sécala con un programa para ropa delicada o lana, o con el programa Secar con cesto, colocando la ropa en un cesto especial como este.

Cesta

Así quedará perfectamente doblada y no se estirará. Si no es apta para secadora, déjala secar en horizontal sobre una superficie lisa y a la sombra, ya que si la cuelgas o le pones pinzas sólo conseguirás deformarla. No pongas una toalla debajo de la prenda mojada porque, aunque absorbe la humedad, igualmente seguirá en contacto con el tejido. Lo mejor es dejar que se evapore.

Cómo plancharlas

Por lo general, las prendas de punto no necesitan plancha, más aún si las secas en la secadora con el cesto o las extiendes sobre una superficie. Aún así, si crees que la prenda necesita un repaso con la plancha, hazlo en caliente o con vapor, y coloca un paño entre el tejido y la plancha. Ten en cuenta también que la prenda debe estar seca o casi seca y del revés.