Cómo cuidar tus prendas de punto

Prenda-punto

Durante el invierno querés usar tus prendas favoritas de punto, cómodas, suaves y perfectas para abrigarte. ¿La clave? Requieren unos cuidados especiales y no puedes limitarte a meterlas deprisa y corriendo en la lavadora. Por eso queremos darte algunos consejos para que se mantengan siempre como nuevos y te acompañen durante muchos inviernos.

Cómo lavarlas

En primer lugar, lee la etiqueta de la prenda. Esto te permitirá saber el tejido del que está compuesta, que puede ser fibras naturales como la lana o de un tejido sintético. En función de esto, tendrás que dar a la prenda distintos cuidados. Además, ten en cuenta que las fibras naturales suelen ser todavía más delicadas. En cualquier caso, en la propia etiqueta de la prenda encontrarás indicaciones sobre cómo lavarla, secarla y plancharla. Si es apta para lavadora, lo ideal es que selecciones el programa Lana o Delicado, en función de la composición del tejido. Estos programas tratan las prendas con más suavidad, utilizando un centrifugado más corto y, en el caso de la lana, ahuecándola para que no quede tan apelmazada. Si compruebas que la prenda no es apta para lavadora no tendrás más remedio que lavarla a mano. Sigue estos consejos para que quede como nueva:

1. Llena un balde con agua tibia, ni fría ni caliente, y no dejes correr el agua de la canilla sobre el tejido porque perderá el brillo.

2. Utiliza poca cantidad de detergente, y cuando decimos poco, es poco. Tu ropa no quedará más limpia aunque eches más, al contrario, es posible que queden marcas y el tacto no sea tan suave como te gustaría. Además, no olvides usar un detergente específico para prendas delicadas. Estos además suelen hacer mucha espuma, por lo que tienes que echar la cantidad justa que se indique en el envase.

3. No frotes ni retuerzas la prenda, basta con que remuevas el agua y la dejes en remojo unos 30 minutos. 4. Enjuágala con cuidado y, para escurrirla, apriétala contra el fondo del balde, pero no la retuerzas. Cómo secarlas Una vez más, tendrás que leer la etiqueta para averiguar si la prenda es apta para secadora. En caso afirmativo, sécala con un programa para ropa delicada o lana, o con el programa Secar con cesto, colocando la ropa en un cesto especial como este.

Cesta

Así quedará perfectamente doblada y no se estirará. Si no es apta para secadora, déjala secar en horizontal sobre una superficie lisa y a la sombra, ya que si la cuelgas o le pones pinzas sólo conseguirás deformarla. No pongas una toalla debajo de la prenda mojada porque, aunque absorbe la humedad, igualmente seguirá en contacto con el tejido. Lo mejor es dejar que se evapore.

Cómo plancharlas

Por lo general, las prendas de punto no necesitan plancha, más aún si las secas en la secadora con el cesto o las extiendes sobre una superficie. Aún así, si crees que la prenda necesita un repaso con la plancha, hazlo en caliente o con vapor, y coloca un paño entre el tejido y la plancha. Ten en cuenta también que la prenda debe estar seca o casi seca y del revés.