10 ideas para cocinar con niños en verano

¿Cómo entretienes a los niños en verano? Si te gusta cocinar en familia, es el plan perfecto para distraerles y evitar que digan el tan temido: “¡Mamá, papá, me aburro!” Estimularás su creatividad, probarán nuevos sabores, pasarán tiempo de calidad todos juntos y las distintas técnicas de cocina como el amasado reforzarán su motricidad.

¿Se te han agotado las ideas?, ¿ya no sabes qué hacer con ellos? Prueba estas 10 ideas para cocinar con niños, que harán el verano mucho más divertido.

1. Hacer limonada. El exprimidor es un electrodoméstico fácil de utilizar con el que los niños pueden empezar a familiarizarse con el mundo de la cocina. Un plus es que así tomarán fruta, aunque ellos ni se lo imaginen. Te contamos una receta muy fácil de limonada casera y empieza a cocinar en familia.

Exprime 8 limones y mezcla su jugo en 2 litros de agua. Si prefieres tomarla con un toque dulce, te recomendamos añadir azúcar, sobre unos 130 gr. Déjala enfriar e hidrátate con una bebida de lo más refrescante.

heladros

 

 

2. Hacer helados.

¡Toda una tradición veraniega! Cada uno puede prepararlo del sabor que más le guste: de chocolate, de frutilla, de vainilla… Esta es la receta que seguimos para preparar helados caseros en Bosch. Te aseguramos que son un éxito y a los niños les gustará implicarse y superar pequeños retos en la cocina.

 

 

3. Hacer un picnic para disfrutar del tiempo libre. Todos juntos podrán preparar lo necesario para llevar en una canasta como distintos sándwiches de jamón york y queso, vegetales, con salmón y queso de untar. Una empanada, la tortilla de papa que nunca puede faltar; y unos snacks para picar entre horas. Este día es también un buen momento para que los niños aprendan a ir en bici sin ruedas, volar una cometa por primera vez o hacer una pequeña excursión por la montaña.

4. Hacer batidos de frutas para la merienda. Si a los más pequeños no les gusta la fruta, camuflada con leche, seguro que la toman. Aquellos niños más mayores, que ya tengan 6-8 años pueden ayudar licuando la fruta o colaborar batiendo la fruta troceada mezclada con la leche. Además, tienes muchos tipos de leche para elegir en función de sus gustos o de lo que mejor les sienta: de arroz, de avena, de almendras…

5. Hacer pizza para cenar con el robot de cocina como ayudante.

cortar-cebolla

6. Merendar con amigos. Los niños pueden colaborar preparando los jugos, poniendo la mesa, o haciendo los sándwiches. Nunca pueden faltar los de chocolate y jamón de york con queso.

7. Hacer galletas. Es una buena idea para repasar conocimientos matemáticos como las fracciones, las distintas cantidades, pesar los alimentos, etc.

8. Preparar el pan en casa. Amasar refuerza la motricidad de los más pequeños. Para terminar el amasado, deja que sea el robot de cocina el que se encargue.

9. Hacer mermelada. En esta época que tenemos frutillas, duraznos, ciruelas, cerezas y moras es una muy buena idea hacer mermelada casera para acompañar las tostadas de un desayuno sano y equilibrado. Cada tipo requiere una elaboración distinta, pero en todos los casos es conveniente lavar muy bien toda la fruta, pelarla y si es grande cortarla en trozos. Espolvorear el doble de azúcar que fruta y llevar a ebullición a fuego muy alto, para luego seleccionar la potencia más baja para que cueza suavemente removiendo de vez en cuando. Sabremos que está en su punto cuando adquiera una textura consistente pero a la vez no se quede pegada en la cuchara.

10. Decorar un bizcocho. Con estos consejos harás un bizcocho riquísimo de forma muy fácil. Y después viene lo más divertido: decorarlo. Podés utilizar chocolate, crema, merengue, virutas de colores, flores, chucherías…

Complementa estas actividades con rutas en bicicleta, visitas a museos, excursiones por la montaña, días en la playa y planes más caseros como pintar, dibujar y leer.


4 recetas de helados caseros

Para que tu congelador esté lleno de diversión es indispensable que contenga muchos helados para las calurosas tardes de verano.

Naturales, saludables, divertidos y para todos los gustos. Estas son nuestras recetas favoritas de helados caseros que puedes hacer en familia y luego coméroslos todos juntos. Ya decían nuestras madres que compartir es vivir.

Para hacer estos helados caseros que te proponemos necesitarás fruta fresca y para decorarlos: pistachos, copos de avena, virutas de chocolate y trocitos de galletas. Como recipientes, si no tienes moldes de helado, te recomendamos que escojas los vasos más pequeños que tengas y les pongas un palo de madera cuando los rellenes. Otra opción es utilizar un robot de cocina que disponga de un accesorio heladera.Esto nos permitirá mezclar los ingredientes al mismo tiempo que enfriamos la mezcla.

¿Nos acompañas?

  • Helados de Naranja y Frutilla

Mezcla dos partes de jugo de naranja y leche de almendras y viértelo en los vasos que utilizas como molde. No te olvides de poner los palos de madera, e introdúcelos en el congelador. Cuando esta mezcla esté congelada, es el momento de añadir el segundo sabor de este helado: frutillas con yogur griego. Lo vuelves a poner en el congelador y unas horas después tendrás un helado sano y delicioso para sorprender a tus invitados. Elige unas virutas de chocolate para decorar.

  • Helados de Yogur y Galletas de chocolate

Sabemos que es el preferido de los más golosos. Repetimos el proceso anterior, pero esta vez con los siguientes ingredientes: yogur griego, crema de queso, esencia de vainilla y trocitos de galletas de chocolate. En esta ocasión, mézclalo todo y añade los moldes en el congelador. Te garantizamos que este verano repetirás en muchas ocasiones esta receta variando la decoración con trocitos de galleta, pistacho o copos de avena. Los helados van a volar del congelador. Ya lo verás.

  • Helados de Piña y Kiwi

Así de simple y de rico. Un matrimonio perfecto. Exprime la piña y mezcla el jugo con trocitos de kiwi. Introdúcelo en el congelador y espera a que esté frío. El contrate de texturas es maravilloso y el sabor muy refrescante. Te contamos nuestro secreto para convencer a los más golosos: añade unos trocitos de chocolate negro para dejarles sin palabras.

Y por último el mejor helado de todos:

El helado ¿y si ponemos….?

Consiste en que cada uno escoja los ingredientes que más le gusten, ¡no vale copiarse! Es una buena opción para cocinar en familia y que los niños empiecen a experimentar con texturas y sabores de todo tipo. Este es sin duda no solo un helado, sino un plan de tarde veraniega para reír y disfrutar en familia.


Terroríficas recetas para Halloween

Cuenta la leyenda…. Que el espíritu de Jack deambula cada noche, calabaza en mano, condenado por el mismísimo diablo por su mal comportamiento en vida. Sin embargo, no es hasta la noche de Halloween cuando más fuerte se hace su presencia. Este granjero irlandés murió el 31 de octubre. Tras pactar su alma con el diablo, tuvo que regresar a la Tierra. Como el camino estaba oscuro, tomó un trozo de carbón y lo introdujo en una calabaza para alumbrarse.
Desde entonces, el espíritu de Jack no está solo durante la noche de Halloween… brujas, fantasmas, espíritus y demás criaturas hacen de la noche de difuntos la fecha más terrorífica del año… en la que todo puede suceder.

 

halloween-interior2

 

Esta costumbre multicultural, cuyo origen se encuentra en Irlanda, pero que ha ido adoptando tradiciones americanas, mexicanas e indias a lo largo de los años, nos lleva hasta una de esas noches “mágicas” del año. Niños y no tan niños, con sus más terroríficos disfraces, recorren las calles y las casas en busca de trucos, tratos y dulces.
Nosotros nos hemos puesto manos a la masa y hemos preparado unas terroríficas recetas para Halloween que sorprenderán a nuestros invitados. ¿Te atreves a probarlas?

 

halloween-interior

Fantasmas de merengue

Ingredientes:

  • 3 huevos frescos medianos
  • 200 grs. de azúcar glas o impalpable
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 50 grs. de chocolate negro
  • 1 bolsa de plástico

Elaboración:
Separa las claras de huevo y, con el robot de cocina, bátelas hasta que queden consistentes. Vierte un poquito de azúcar glas y sigue batiendo hasta que se disuelva. Después, añade el jugo de limón. Usando una manga pastelera, crea 30 fantasmas sobre papel para hornear.
Introdúcelos durante 1 hora en el horno, previamente precalentado, a 100ºC. Antes de sacarlos, déjalos enfriar dentro del horno con la puerta un poco entreabierta.
Derrite el chocolate al baño María y llena la bolsa de plástico. Corta una de las puntas (para crear una manga pastelera) y dibuja los ojos y la boca de los fantasmas.

¡Mmmm terroríficos… pero muy dulces!

 

Crema de calabaza

sopa-calabaza

 

Ingredientes:

  • 1 calabaza (500 grs. aprox. – 1 rodaja)
  • 1 papa (250 grs. aprox.)
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias medianas
  • Leche o crema de leche
  • Aceite
  • Sal

 

 

 

Elaboración

Pela y corta a daditos la rodaja de calabaza, la papa, el puerro y la zanahoria. Cuece agua en una olla. Añade aceite de oliva (2 cucharadas) y una pizca de sal (media cucharadita). Después, es hora de introducir los ingredientes que previamente hemos troceado. Déjalos cocer, media hora, aproximadamente, a fuego medio.
A continuación, es el turno de la crema de leche. Añade dos cucharadas o, si prefieres cuidar la línea, dos cucharadas de leche. Tritura la mezcla con la batidora de mano. Éste es el resultado: una creama ligera y muy suave.
Por último, decórala con unas hojitas de perejil o con pimienta negra.

 

calabaza