Errores que cometes al poner el lavavajillas

Lavavajilla-integrable-abierto-botones

Tus electrodomésticos se encargan de hacer las tareas por ti, pero no todo vale a la hora de ponerlos en marcha. Por ejemplo, antes de pulsar el botón de inicio de tu lavavajillas hay una serie de cosas que puedes hacer para aprovechar su rendimiento al máximo y alargar su vida útil. O, mejor dicho, hay una serie de cosas que puedes dejar de hacer. A continuación exponemos algunos malos hábitos que quizá tengas desde siempre. ¡Pero nunca es tarde para cambiar!

 

 

Lavavajilla-integrable

  • Lavar a mano: Antes de profundizar es necesario aclarar que, si todavía sigues lavando a mano tu vajilla, estás desperdiciando agua. Eso es, lavando a mano gastas 30 litros* más que durante un ciclo del lavavajillas.

 

  • Pasar antes por el fregadero: Es cierto que no se deben introducir restos de comida dentro del lavavajillas, pero eso no significa que antes de meter la vajilla tengas que invertir tiempo y agua en limpiarla bajo el grifo. Con tal de que tires los desperdicios del plato a la basura es suficiente.

 

  • No llenar la carga del lavavajillas… o llenarla demasiado: En el primer caso estarías malgastando agua y energía, pues todavía habría espacio para que otros platos y cubiertos aprovecharan ese lavado. En el segundo caso, nos referimos a cuando superpones unas cosas encima de otras. Ten en cuenta que, si un plato tapa un bol, no se limpiarán del todo. Así que asegúrate de que el agua y el detergente llegan a todos los rincones.

 

  • Colocar mal la vajilla: Recuerda que los recipientes de plástico deben ir en la zona superior, lo más alejados posible de la resistencia. En el caso de los grandes recipientes, colócalos a los lados o en el fondo de la bandeja inferior para que no tapen el surtidor de agua. Además, olvídate de poner los vasos en los pinchos separadores. De lo contrario, podrían astillarse.

 

  • En el caso de los cubiertos, así es como deberías colocarlos dentro de la cesta: los cuchillos con el mango hacia arriba, los tenedores con el mango hacia abajo, y las cucharas unas hacia arriba y otras hacia abajo para que no tapen el resto de la cubertería. Y, muy importante: no juntes los cubiertos de acero inoxidable y los de plata. Además, estos últimos tendrás que sacarlos del lavavajillas antes de que comience el proceso de secado.Bandejas-lavavajilla

 

  •  Meter los utensilios de madera: Aunque las consecuencias no son graves, la humedad y el calor que se generan dentro del lavavajillas pueden hacer que la madera se hinche y agriete.

 

  • … Pero no meter las sartenes: Hace años no siempre era posible según el material del que estuviera hecha la sartén, pero hoy en día la mayoría lo permiten. En la base de la propia sartén el fabricante suele indicarlo. Si es el caso, recuerda meter las sartenes en la bandeja inferior.

 

  • No utilizar el detergente adecuado: Un jabón sencillo y el agua caliente son suficientes para limpiar y desinfectar la vajilla. Así que evita los productos que contengan lejía, triclosán u otros antisépticos agresivos que acabarán produciendo bacterias resistentes a los fármacos, afectando directamente a tu salud. Además, el detergente en polvo es mejor que el líquido, pues éste podría llegar a obstruir los conductos y dejar residuos.

 

  • No meter la pastilla de detergente en su compartimento: Algunas personas creen que el detergente puede colocarse suelto en el interior del lavavajillas, pero así se disolvería en la fase de prelavado. Lo correcto es poner la pastilla en el compartimento para que se libere en el momento preciso.Ahora sí, ¡ya puedes poner correctamente tu lavavajillas!