4 recetas de helados caseros

nota-helados

Para que tu congelador esté lleno de diversión es indispensable que contenga muchos helados para las calurosas tardes de verano.

Naturales, saludables, divertidos y para todos los gustos. Estas son nuestras recetas favoritas de helados caseros que puedes hacer en familia y luego coméroslos todos juntos. Ya decían nuestras madres que compartir es vivir.

Para hacer estos helados caseros que te proponemos necesitarás fruta fresca y para decorarlos: pistachos, copos de avena, virutas de chocolate y trocitos de galletas. Como recipientes, si no tienes moldes de helado, te recomendamos que escojas los vasos más pequeños que tengas y les pongas un palo de madera cuando los rellenes. Otra opción es utilizar un robot de cocina que disponga de un accesorio heladera.Esto nos permitirá mezclar los ingredientes al mismo tiempo que enfriamos la mezcla.

¿Nos acompañas?

  • Helados de Naranja y Frutilla

Mezcla dos partes de jugo de naranja y leche de almendras y viértelo en los vasos que utilizas como molde. No te olvides de poner los palos de madera, e introdúcelos en el congelador. Cuando esta mezcla esté congelada, es el momento de añadir el segundo sabor de este helado: frutillas con yogur griego. Lo vuelves a poner en el congelador y unas horas después tendrás un helado sano y delicioso para sorprender a tus invitados. Elige unas virutas de chocolate para decorar.

  • Helados de Yogur y Galletas de chocolate

Sabemos que es el preferido de los más golosos. Repetimos el proceso anterior, pero esta vez con los siguientes ingredientes: yogur griego, crema de queso, esencia de vainilla y trocitos de galletas de chocolate. En esta ocasión, mézclalo todo y añade los moldes en el congelador. Te garantizamos que este verano repetirás en muchas ocasiones esta receta variando la decoración con trocitos de galleta, pistacho o copos de avena. Los helados van a volar del congelador. Ya lo verás.

  • Helados de Piña y Kiwi

Así de simple y de rico. Un matrimonio perfecto. Exprime la piña y mezcla el jugo con trocitos de kiwi. Introdúcelo en el congelador y espera a que esté frío. El contrate de texturas es maravilloso y el sabor muy refrescante. Te contamos nuestro secreto para convencer a los más golosos: añade unos trocitos de chocolate negro para dejarles sin palabras.

Y por último el mejor helado de todos:

El helado ¿y si ponemos….?

Consiste en que cada uno escoja los ingredientes que más le gusten, ¡no vale copiarse! Es una buena opción para cocinar en familia y que los niños empiecen a experimentar con texturas y sabores de todo tipo. Este es sin duda no solo un helado, sino un plan de tarde veraniega para reír y disfrutar en familia.